Ondas de choque

Calcificación en el tendón de Aquiles
  
Cuando cualquier tejido del cuerpo se lesiona inmediatamente la reacción de nuestro cuerpo es producir una inflamación. La inflamación es un proceso natural y necesario ya que con el mismo se limpia la zona de los tejidos lesionados y se deja un terreno ideal para que otras células de nuestro cuerpo se encarguen de crear un tejido nuevo.

El problema es que cuando un tejido se lesiona repetidas veces las células se desorganizan y no logran ni limpiar la zona ni establecer el nuevo tejido correctamente. De esta manera los tejidos que sustituyen al tejido lesionado son tejidos duros que no poseen buena resistencia y pueden lesionarse de nuevo. 

 

El cuerpo una vez más responde y empieza a depositar cristales de hidroxipatita. Cuando se crean muchos de estos cristales se termina formando un hueso, y este proceso es llamado calcificación. 

Las calcificaciones en éste tendón son característicos: tienen forma lineal y aparecen cerca de la inserción en el hueso pero los tendones no se lesionan de un día para otro, sino que son la consecuencia de lo que se denomina “microtrauma repetitivo”. Esto significa que si se mantienen una exigencia sobre un tendón, y esta supera su capacidad de adaptación y reparación, va produciendo cambios estructurales en él. Algunas causas son: el sobreuso y los traumatismos, aunque no debemos olvidar la asociación con algunas alteraciones.

El tendón de Aquiles está formado por la unión de los tendones de terminación del músculo sóleo y de los gemelos o gastronecmios (tríceps sural de la pierna) mide 15 cm y es el tendón mas fuerte y grueso del organismo. Sus fibras no siguen una distribución recta, sino que están enrolladas en espiral. En este tendón cuando aparecen las calcificaciones suelen ser intratendinosas y al menos 2 cm por encima de la inserción del calcáneo.

Resultados rápidos.
Cada aplicación dura unos pocos minutos.
Sólo son necesarias de tres a cinco aplicaciones.
El intervalo entre aplicaciones es de pocos días. 
Se activan los mecanismos de regeneración y los beneficios 
continúan una vez finalizado el tratamiento.

Beneficios para el paciente:Tratamiento de pacientes externos
Sin anestesia
No invasivo
Prácticamente sin dolor después del tratamiento
Sin medicación
Resultados rápidos
Elevada tasa de éxito

Mejor calidad de vida

Cómo funcionan

La energía de las ondas de choque se transmite desde la superficie de la piel al interior de los tejidos. Se activa la regeneración de los tejidos afectados. Aumenta el metabolismo y el riego sanguíneo en la zona de tratamiento. Se produce una nueva vascularización. Se estimula y acelera el proceso de curación gracias a la regeneración celular. Los dolores crónicos suponen la pérdida de una valiosa energía, especialmente en el ámbito deportivo per además impiden disfrutar del placer de la vida y reducen nuestra calidad de vida.





Los dolores en el talón, por ejemplo, hacen que cada paso se convierta en un sufrimiento. Actividades físicas como correr se ven gravemente afectadas por los dolores crónicos.

 

La ondas de choque han demostrado ser efectivas en distintas patologías en las inserciones tendinosas siendo necesarias tan sólo de 3 a cinco sesiones y los beneficios continuan una vez finalizado el tratamiento.

​​
El objetivo de los profesionales de la Clínica Osteopática Dr David Ponce está basado en ofrecer la más alta calidad en los distintos tratamientos que ofrece. El factor humano es imprescindible y todas la personas del equipo tienen un gran nivel de preparación técnica y constante formación. la visión de sus profesionales siempre es holística y el conocimiento son parte importante del trabajo realizado. 

Resumiendo que después de 20 años corriendo de forma continuada es incluso razonable que se presenten algunas calcificaciones en la inserción del tendón de Aquiles izquierdo con el calcáneo.

Después de consultar con los profesionales de la Clínica Osteopática Dr David Ponce hemos resuelto aplicar varias sesiones de las llamadas ondas de choque extracorpóreas (ESWT)

Un tratamiento sencillo con resultados rápidos contra el dolor crónico. Este es un resumen del procedimiento:

Se localiza el punto de dolor mediante palpación o ecografía.
Sin intervención quirúrgica, sin riesgos asociados.
Sin medicamentos agresivos, sin efectos secundarios.
Tratamiento externo: sencillo, rápido, seguro y efectivo.
Reducción considerable del dolor a los pocos días de la primera aplicación.