​Usos correctos y alternativos del material obligatorio en el ultratrail por Carmen Rodriguez, enfermera deportiva de Templars Xtrem Trail

August 17, 2017

 

Los participantes habituales de las carreras de ultratrail conocen de primera mano el reglamento que les obliga a portar con ellos un mínimo de calorías en forma de alimento sólido y agua. Además deben llevar consigo material sin el que es imposible que la organización les permita siquiera tomar la salida de la prueba.


Generalmente está constituido por un silbato, una venda elástica auto-ajustable o rollo de esparadrapo de tela y una manta térmica, pero si hiciésemos un sondeo entre los participantes de estas carreras la mayoría de ellos no sabría la utilidad de cada uno de ellos y prácticamente seguro que desconocería los usos alternativos al original para el que fueron diseñados.

 

¿Por qué es necesario llevar este material?
El ultratrail constituye una disciplina deportiva cuyas características particulares: Largas distancias, muchas horas de duración a menudo en solitario, generalmente en un medio hostil como es la montaña con terrenos escarpados y zonas expuestas, cambios climáticos bruscos en condiciones de escasa visibilidad o durante la noche… le confieren unas peculiaridades respecto a la seguridad de sus participantes que no existen en otros deportes. 


Debemos recordar que las pruebas del ultrafondo se inspiran claramente en la autosuficiencia y que algunas son consideradas de semisupervivencia. Los corredores deben asegurarse de que pueden llegar a meta, al siguiente punto de control de tiempo de paso o avituallamiento por sus propios medios pudiendo distar decenas de kilómetros uno de otro lo que significa horas de travesía sin ningún tipo de soporte organizativo.

 

Uso correcto en situaciones reales:

  • El silbato: Sufrimos una caída al resbalar en una zona expuesta del recorrido y rodamos ladera abajo. Quizá nos lesionemos o puede ser que la orografía no nos permita subir de nuevo por nuestros medios. Pedir ayuda soplando el silbato será el modo mas efectivo de llamar la atención de posibles rescatadores. Si además ocurre de noche el silbato resultará indispensable para que nos localicen. Lo ideal es llevarlo siempre con nosotros, no dentro de la mochila, por si la perdemos durante la caída.

  • Manta térmica: Al desplegar la manta, observamos que una cara es plateada y la opuesta dorada. Esto no es capricho estético: La mayoría de ellas vienen con instrucciones sobre su uso adecuado. Por si las has perdido conviene recordar que si tienes frío y quieres conservar el calor debes cubrirte con el lado dorado hacia afuera, protegiéndote también de esta manera de la humedad si lloviera.  

  • Si por el contrario  el calor aprieta y quieres improvisar una capucha o “sombrilla” el lado plateado es el que debe ir hacia afuera porque refleja mas la luz (el 90% de las radiaciones infrarrojas)ayudando a mantenerte fresco. Sólo está absolutamente prohibido usarla en caso de tormenta: Realizada con material metálico, ante la presencia de rayos existe alto riesgo de electrocución.

  • La  venda auto-ajustable: La obligatoriedad de este objeto está plenamente justificada, en principio está pensada para tapar posibles heridas leves durante la carrera o realizar un  auto-vendaje en caso de tener por ejemplo que inmovilizar una pierna fracturada, un esguince de muñeca, un hombro luxado o sujetar un apósito sobre una articulación.

Usos alternativos del material obligatorio: Medios de fortuna
Cuando hablamos de medios de fortuna, nos referimos a la utilización de objetos con un fin distinto para el que estaban inicialmente concebidos. Estos usos resultan de la improvisación y la necesidad de agudizar el ingenio para resolver situaciones críticas, hecho íntimamente ligado al término “resiliencia” una de las principales cualidades de todo buen ultratrail runner como Carles. Un término psicológico que en esencia significa sacar lo mejor de uno mismo en situaciones adversas enfrentándose a los problemas y resolviéndolos a partir de nuestro conocimiento personal de adaptación al medio.

  • La manta, así, sirve de localizador visual tanto de noche como de día con el lado dorado hacia afuera, ya que la cara plateada podría confundirse de día con superficies de agua (lagos, charcos, nieve)

  • Plegada sobre si misma varias veces, resulta una consistente férula para una muñeca luxada e incluso rota si no hay desplazamiento. P•  

  • Y doblando convenientemente 2 cortavientos o segundas capas si llevamos bastones, montar una resistente camilla para transportar a algún corredor que no pueda caminar o que necesite ayuda urgente.Y•    

  • Los bastones o ramas de árboles que encontremos en el camino son excelentes férulas para un hueso roto, ayudan a alinear el miembro afectado, evitando que “cuelgue” durante el traslado del corredor herido.

  • El buff, la bandana… servirán de apósito improvisado ante una herida con hemorragia importante y la venda nos ayudará a sujetarlo firmemente mientras seguimos corriendo.

  • Con nuestra venda podemos improvisar un cabestrillo que, si se nos luxa el hombro en una caída, mantendrá el brazo inmóvil y alineado para disminuir el dolor mientras seguimos avanzando o terminamos la carrera corriendo.

  • Los imperdibles además de para el dorsal sirven para sujetar nuestros vendajes de emergencia o pincharnos una ampolla que duele demasiado.

 

Todos estos “gadgets” nos servirán para salir de un buen apuro, ayudar a otro corredor, conseguir llegar al siguiente punto de atención sanitaria en el transcurso de una carrera o si nos hemos lesionado disminuir la gravedad de la misma e incluso acortar el tiempo de recuperación al realizar una actuación temprana.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Snow Trail Running Tuixent-La Vansa

May 5, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo